Busca aqui temas de Artículos de interés

Bienvenido     llamanos  +449 973 11 22     Siguenos

Image Alt

Blog UCA

Comiendo Mazapanes

No cabe duda de que cada generación tiene sus características propias forjadas por el contexto en el cual se desenvolvieron sus participantes, siempre tomando en cuenta los conceptos de tiempo y espacio, mismas características que determinan a su vez los principios, reglas y normas que rigen a una sociedad determinada.
En la actualidad podemos encontrar diferentes definiciones de generación, sin embargo, como lo menciona Mabel Cajal (Cajal, 2020) en su artículo, una generación “es un grupo de personas que coinciden dentro de un mismo periodo de tiempo y que por tanto, nacen, crecen y se desarrollan influenciados por el ámbito social, cultural y económico que se produzca en dicho periodo”.
Es así como da lugar a diferentes tipos de generaciones si estos son divididos acorde a rangos de edad, pasando desde los Baby Boomers la generación “X”, los Millenials y la generación “Z”, cada uno con sus propias características acorde a lo antes mencionado; Sin embargo en la actualidad nos enfrentamos a un nuevo tipo de generación, denominada entre algunos mexicanos como la generación “Mazapán” (o de cristal), aludiendo al dulce típico mexicano elaborado a partir del cacahuate y que se caracteriza por su extrema fragilidad.


La “Generación de cristal” es un término acuñado por la filósofa española Monserrat Nebrera y a diferencia de lo que se cree, no hace referencia a los millennials, pero tampoco concretamente a los centennials, sino más bien a los hijos de la generación X – los nacidos entre finales de los 60 y los 80 – que están alcanzando actualmente los 18 años de edad (Agencias, 2021)
Es una generación que ha desatado mucha polémica en distintos círculos sociales y que dependiendo el ángulo desde el cual se observa puede ser sumamente criticable por algunas personas que los tachan de personas “frágiles y sensibles que no aguantan ningún tipo de presión”, es entonces en donde surgen una infinidad de preguntas por parte de un servidor, entre algunas de las cuales se encuentran las siguientes:
¿Acaso los padres no los formamos para romper los paradigmas y estereotipos que asolaron a nuestra generación?
¿Se trata de fragilidad o de resistencia ante una negativa a ser tratados de una manera injusta por el contexto que los rodea, ya sea en lo social, laboral o educativo?


Es bien sabido que en el ámbito laboral siempre han existido empresas que tratan de abusar de sus trabajadores de distintas formas, ya sea mediante jornadas excesivas de trabajo, salarios no acordes al trabajo realizado, prepotencia de los jefes entre otros rubros, y es en donde comienza a manifestarse parte de la ideología de esta denominada generación mazapán, los cuales según el punto de vista del empleador son gente que no resiste y que es incapaz de adaptarse; ¿pero por que tener que adaptarse a un ambiente laboral toxico lleno de gritos, presión y maltrato?, ¿Qué acaso nosotros no fomentamos esta resistencia al comenzar con el cese al Bullying (Vázquez, 2014) en la infancia?, ¿Qué no deseamos algo mejor que esto para nuestros hijos?, claro que las empresas en cuestión emitirán votos desagradables hacia este nuevo tipo de individuos, pues rompen sus esquemas de relación laboral de tipo sumisión como comúnmente se llevaba a cabo.
Por otro lado no nos damos cuenta que esta nueva resistencia hacia el trabajo “Bullyico”(intimidativo), puede desencadenar una nueva oleada de “emprendedores”, los cuales insatisfechos de su ardua búsqueda infructífera de un trabajo donde poder desarrollarse adecuadamente voltean la cara de la moneda hacia el lado del emprendedurismo. Claro con el apoyo de sus padres, otro rubro por el cual se les ha juzgado y criticado en demasía y del cual vuelven a salir nuevas interrogantes, ¿si mis padres me apoyan, por que no aprovechar este apoyo?, alzar el vuelo cuesta trabajo y en ocasiones no se logra al primer, segundo o tercer intento, y menos cuando las características de nuestro contexto social no lo facilitan.

No es la molestia al no poder hablar tal y cual pienso es la necesidad de esta generación de expresar que siempre puede existir una manera de expresarse sin ofender a alguien más, su necesidad de eliminar la exclusión y la discriminación y como en las anteriores generaciones, esta nueva generación denominada mazapán tampoco lo es, simplemente es otro paso en la evolución social del hombre y existirán aquellos que con fanatismo y rencor traten de hacer pedazos los logros de aquellos que se esfuerzan por hacer un mundo mejor, aquellos individuos de esta nueva generación que se caracterizaran por un aspecto sumamente humano y empático hacia sus semejantes sin caer en una laxidad permisiva.
No juzguemos, pues ninguna generación ha sido perfecta, siempre se han tenido extremistas en cada una de ellas que desvirtualizan el objetivo de la misma, siempre la generación anterior critica a la nueva y el mundo no se ha extinguido aun a pesar de estas suposiciones, pareciese ser que como adultos emitiéramos un mensaje de que adaptarse y ser resiliente tiene que ver más con aspectos como aguántate y resiste (así siempre ha sido y deberá ser), es entonces donde esta nueva generación considera incongruencias entre lo enseñado en casa desde la infancia y el mundo al cual los enfrentamos.
Por una parte, fueron en muchos casos criados en ambientes de amor, paz y armonía, en donde existía el consenso y la mesura; y por el otro lado al mandarlo al mundo laboral les decimos que todo eso ¿acaso fue una ilusión?, ¿quejarme y no aceptar un maltrato social, oral, verbal o de cualquier índole esta mal?, ¿debo ser sumiso y no expresar mi opinión y mi sentir?

 

En muchas ocasiones a los adultos se nos olvida que nosotros también fuimos jóvenes que rompimos estereotipos y paradigmas de la generación de nuestros padres, se nos olvida generar empatía hacia las nuevas generaciones, se nos olvida que una de las características de la juventud es creer que siempre tenemos la razón, solo para después descubrir que aun de adultos seguimos creyendo lo mismo, ¿Cómo podemos pedir un mundo mejor si no estamos dispuestos a cambiar o dejar que la nueva generación lo cambie?, ¿en que momento olvidamos que nada en este mundo permanece estático, que todo cambia, evoluciona y se adapta? ¿Qué acaso nosotros en nuestro momento también intentamos crear una revolución y un cambio a la situación que aquejaba a nuestros padres?
Es aquí en donde la educación formal, llevada a cabo en los diversos centros educativos debe recordar que es el principal motor en la generación de cambios sociales, recordar que desde la época de Platón (Fingermann, 2011) se buscaba a través de esta lograr el remedio a la injusticia, y ¿que acaso no sigue siendo lo que buscan nuestros jóvenes actualmente?

 

La supuesta generación Mazapán no es otra más que la manifestación de la educación que brindamos a nuestros hijos en un momento determinado, diferente a la nuestra y a la de nuestros padres y como tal y ante tal diferencia, a la hora de manifestarse de manera practica en el mundo real nos encontramos ante una resistencia, pero ¿Qué acaso no son ellos los que heredaron nuestros sueños?, en serio necesitaría preguntar a muchas personas si les gusta trabajar horas extras, les gusta que les paguen menos de lo que deben, les gusta llevarse trabajo a casa, les gusta que les griten o que los insulten……..
¿Qué acaso no son estas las situaciones que tratábamos de evitar en nuestros hijos?, queríamos un mundo mejor para ellos, mas fraternal, más libre, más sano, y lo estamos logrando, sin embargo, siempre existirán los resistentes al cambio que harán todo lo posible por encontrar la negatividad en los esfuerzos de los demás, así como también existirán los extremistas que llevan todo a un punto de rigidez que conlleva a la misma fragilidad.
Por eso cada vez que nos encontremos con uno de esto nuevos individuos generacionales, pregúntate primero si será, aquel que logre el cambio que en su momento nosotros añoramos, y no juzgues por unos cuantos extremistas a todos aquellos que se esfuerzan por en verdad lograrlo.

 

Entrada creada por
Autor: M.C.E Rodrigo Revilla Sánchez Mejorada.

Docente Prepa UCA.

Referencias
Agencias. (24 de 04 de 2021). El mañana (articulo). Obtenido de Generación de cristal: ¿quienes son y por qué se llaman así?: https://elmanana.com.mx/global/2021/4/24/generacion-de-cristal-quienes-son-por-que-se-les-llama-asi-51587.html
Cajal, M. (20 de 10 de 2020). Tipos de generaciones, caracteristicas y cómo se comportan online. Obtenido de https://www.mabelcajal.com/2020/10/tipos-de-generaciones.html/
Fingermann, H. (17 de 01 de 2011). La Guía. Obtenido de Platón y la educación: https://educacion.laguia2000.com/general/platon-y-la-educacion#:~:text=La%20educaci%C3%B3n%20le%20permitir%C3%A1%20al%20hombre%2C%20seg%C3%BAn%20Plat%C3%B3n%2C,%28aret%C3%A9%29.%20La%20educaci%C3%B3n%20debe%20iniciarse%20para%20aquellos%20
Vázquez, S. A. (01 de 01 de 2014). Universidad Nacional Autónoma de México. Obtenido de Violencia escolar, responsabilidad compartida: https://www.revista.unam.mx/vol.15/num1/art02/