Busca aqui temas de Artículos de interés

Bienvenido     llamanos  +449 973 11 22     Siguenos

Image Alt

Blog UCA

el poder de una taza de café

No subestimes el poder de una taza de café.

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

La experiencia de tomar café inicia con el sabor pero conlleva toda una transformación en quien lo consume, incluso en sus estados de humor o en su agilidad mental

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]El café tiene un papel muy importante en la vida de muchas personas. Incluso algunos llegan a decir que sin un buen café no pueden comenzar su día, los hace sentir más despiertos y revitalizados sobretodo después de una larga noche de trabajo o después de pasar la noche en una fiesta. Elaborar un café es todo un tema, desde la selección de los granos, elegir el tipo de molienda y experimentar con distintos métodos de elaboración hasta encontrar el adecuado. Tomar café es un gusto muy personal. La experiencia de tomar café inicia con el sabor pero conlleva toda una transformación en quien lo consume, incluso en sus estados de humor o en su agilidad mental.[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]Desde los primeros minutos en los que tomas el primer sorbo de café inicia una serie de efectos en tu cuerpo. Al ser una sustancia excitadora el sistema nervioso aumenta su actividad, generando un estado de alerta, pero ¿por qué sucede esto? En nuestro sistema nervioso circula una hormona que recibe el nombre de adenosina la cual es la encargada de mantener un estado de calma en todo el cuerpo, sin embargo, la cafeína actúa como su contraria afectando la captación de esta y a su vez provocando que aquel estado de calma se perturbe, provocando un aumento en la actividad cerebral viéndose reflejada en una mayor disposición, vitalidad y en algunos casos entusiasmo.[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_single_image image=»5298″ img_size=»full» alignment=»center»][vc_empty_space][vc_column_text]Además, el tomar café provoca un aumento de vigilia y la sensación de cansancio parece desaparecer por completo. Esto es debido al cortisol liberado en nuestro cuerpo, gracias a esto aumenta nuestra atención y se favorece el aprendizaje lo que nos permite un mejor desempeño en nuestro día. No existe duda alguna de que el café es una bebida sumamente estimulante para nosotros, pues es capaz de transformar nuestra baja disposición a realizar las actividades del día y hacernos sentir con ganas de realizar nuestromayor esfuerzo. Aunque sea una bebida sagrada y maravillosa, también habrá que considerar qué efectos no tan gratos puede tener en nuestro cuerpo.[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]Una sensación desagradable al tomar café está relacionada con nuestro corazón, la cafeína altera nuestro sistema cardiovascular, ya que, estimula al músculo cardíaco aumentando la fuerza de capacidad expulsiva, sin embargo, el aumento excesivo de esta fuerza provoca una taquicardia la cual no es agradable para nadie. La cafeína también altera nuestro sistema respiratorio pues provoca un aumento en la frecuencia y amplitud de los movimientos respiratorios, y como resultado, genera una disminución de la tensión del dióxido de carbono en el aire, aunque es una consecuencia benéfica pues logra una sensación que resulta positiva combinada con la taquicardia puede hacernos sentir más nerviosos y desesperados[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]Sin duda alguna el café es una sustancia que influye en nuestras vidas pero, ¿qué tanto? El tomar café puede realmente cambiar el estado de ánimo en nosotros, pues como ya lo veíamos, nos puede recargar de energía o puede ponernos de malas si es que no disfrutamos de nuestra taza matutina, incluso nos puede llegar a generar paranoia. Entonces es realmente digno de preguntarse: ¿Qué tan dependientes somos de las cosas que comemos o tomamos? ¿Realmente tenemos todo el control de nuestras emociones, de nuestros pensamientos y de nuestra forma de actuar? ¿Somos resultado de lo exterior a tal punto que unos sorbos de café nos alteran?[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

Autor: Miguel Ángel Zaragoza Cuéllar

Editora: Mariana Villanueva Rosales

[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row]