Busca aqui temas de Artículos de interés

Bienvenido     llamanos  +449 973 11 22     Siguenos

Image Alt

Blog UCA

¿Cómo prevenir el consumo de sustancias en adolescentes?

Sabemos que en la etapa adolescente existe un interés natural por la exploración y búsqueda de nuevas experiencias, las cuales muchas veces pueden parecer más atractivas de lo que en realidad son y disfrazar el posible riesgo que implican. Dichas experiencias les traerán consecuencias que no siempre serán positivas, pero que a su vez sumarán aprendizajes a su vida, y es aquí donde  nuestra participación como padres y maestros será necesaria para la detección, abordaje y de ser necesario intervención para evitar que afecten su desarrollo, y el consumo de sustancias adictivas no es la excepción, como un tema de suma importancia en la actualidad a continuación  se presentan los 5 factores protectores para disminuir el riesgo de consumo de alcohol y otras drogas en la adolescencia:

1.Comunicación

Como factor primordial para saber lo que sucede en la vida de nuestros adolescentes y prevenir posibles riesgos es importante que exista una comunicación abierta y asertiva ¿qué significa? Poder decir lo que se quiere y siente sin dañar a otros ni dañarse a sí  mismo, mantener un ambiente usualmente agradable entre adolescentes y padres, hará que los momentos que requieren seriedad o un estilo de comunicación más serio surtan un  mejor efecto. De igual forma este ambiente positivo de comunicación en el hogar permitirá al adolescente trasladarlo a sus amistades y ser asertivo cuando se trate de decir «no».

2. Información

Hablar las cosas como son y llamar a las drogas por su nombre conociendo sus efectos y consecuencias, le permitirán al chico estar mejor preparado en caso de encontrarse en una situación que pudiera generarle curiosidad respecto al consumo de alcohol u otras drogas. Contrario a lo que se pudiera creer, hablarlo no incitará al adolescente al consumo,  lo situará en una realidad y de esta  manera podemos brindarle las herramientas de prevención que requiere,  recordemos que es más fácil detener un consumo en sus etapas más tempranas que intervenir en la más avanzada

3. Involucrarnos en sus intereses

¿Sabes cuáles son las materias favoritas de tu hijo, o si le gustaría jugar fútbol después de la escuela? Conocer sobre las actividades escolares e intereses extraescolares nos permitirá tener un mayor acercamiento con él y abrir los canales de comunicación respecto a lo que ocurre en su vida, no es necesario hablar durante horas diariamente, a veces basta con una charla en el auto o preguntarle sobre su día,  sus gustos o amistades. Mantener una participación activa y un acercamiento constante nos permitirá detectar de manera más precisa si hay algún cambio en su conducta y de esta manera intervenir de ser necesario.

4. Limites y negociación

Al escuchar las palabras «limites» y «adolescentes» podemos creer que es algo complicado de emparejar, sin embargo no hay por qué convertir la crianza en una guerra de poder. Basta con escuchar al adolescente externar sus puntos de vista y darle el nuestro, evitar alzar la voz cuando se esté buscando llegar a un acuerdo y fomentar que sienta la confianza de negociación sobre cosas que son importantes para él como permisos de salida y hora de llegada, recordemos que no se trata de dejarle toda la libertad al momento de decidir sino de darle la oportunidad de cumplir un compromiso y reforzarle sus aciertos cuando éste sea acatado. Hacer cómodo el momento de hablar de fiestas o salidas hará que el adolescente también escuche las estrategias de auto cuidado que le serán útiles en estos ambientes.

5. Apoyo

Es importante fomentar en el adolescente el hecho de que sus padres son una figura confiable a la cual acudir si los necesita y esto se puede conseguir desarrollando los puntos anteriores, sabemos que por su edad y madurez los jóvenes no siempre toman las mejores decisiones, para ellos es primordial sentirse escuchados antes que sentirse juzgados sobre todo al hablar de temas que pudieran estar afectando su vida, ser empáticos y hacer preguntas le dará al adolescente la apertura para vernos como una fuente de apoyo y la objetividad al escucharlos le darán la pauta para decir lo que sienten. Crear un vínculo de confianza y no victimizar o anticiparnos a los hechos sellará ese voto de confianza.

En conclusión, sabemos que existen factores de riesgo en la vida de los adolescentes y que llegar a encontrarse con ellos será más de una vez inevitable, pero nosotros, tanto padres  como maestros podemos ser un factor protector en su camino, dándoles las herramientas necesarias para que tomen las decisiones correctas, recordemos que no se trata de dejarlos a la deriva, aún no son adultos pero  tratarlos aún como niños puede generar conflictos en casa, están en un momento decisivo para su desarrollo en donde requieren una guía y es nuestra oportunidad de serlo, ¡no busquemos ser una figura perfecta de autoridad, tratemos de brindarle el apoyo que requiere! Entre mejor informados estemos, mejores acompañantes seremos.

Jessica Tadeo

Psicóloga / Maestra Prepa UCA